domingo, 1 de enero de 2012

Eres tú, es a tí.

Mira, mírala bien. Mi primera entrada este año es por tí, para tí. Leí en algún sitio "pensaré en tí a las 23:59:59 y así serás mi último pensamiento del 2011 y el primero del 2012", yo lo hice. Fuí la típica tonta que, mientras se atragantaba con las uvas, pensaba en tí. En tu pelo liso, marrón oscuro, que desprende ese olor... olor a tí. En tus ojos marrón avellana, marrón chocolate, marrón tú. En tu forma de acariciar mi pelo mientras me besas. En tus labios, tus labios insinuantes y que gritan "bésame". En tu sonrisa torcida, de niño malo que quiere jugar. En tu forma de besarme mientras sonries. En cómo me sujetas la barbilla y la alzas hacia tu boca. En como me haces rabiar para luego susurrarme "los que se pelan se desean". Por un momento olvidé que no tenemos nada serio, olvidé que tu estarías por ahí con cualquier zorrona, olvidé que me olvidarías durante unas horas para vivir libre. Olvidé todo eso y me alegré de tenerte, aunque solo sea un pedacito de tí, un pedacito que contiene lo mejor de tí, todo tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario