jueves, 5 de enero de 2012

Se acabó, más por mí que por tí.

Métete una cosa en la cabeza, métetela bien, porque no pienso repetirla. No soy tu segundo plato, ni el tuyo ni el de nadie. No voy a permitirte que me sigas usando porque no la tienes a ella. ¿Qué pensabas, que no lo sabía? Te equivocas, puedo ser rubia, pero de tonta no tengo un pelo. El problema hasta ahora era que estaba enamorada de tí, como no lo había estado de nadie, hasta las trancas. Pero eso se ha acabado, obviamente sigo enamorada de tí, no puedo pulsar un botón y dejar de amarte, porque si pudiera lo haría, creeme. Pero sí, como lo oyes, se ha acabado, no voy a arrastrarme detrás de nadie. Te diría que eres mi postre, pero sería mentira, eres el primero y principal, no me da vergüenza admitirlo, pero escúchame bien, porque se acabó, se acabó de verdad. Más que a ti, me lo prometo a mí, porque te quiero demasiado para alejarme de tí. Se acabó, en serio, se acabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario