sábado, 10 de marzo de 2012

Yo ya no entiendo nada.

¿Por qué? De verdad que necesito una respuesta. La necesito como el respirar, la necesito como te necesito a tí. ¿Por qué eres tan sumamente egoísta? ¿Por qué mientes cuando sabes que esto no da para más? ¿Por qué no eres capaz de dejarme ir si eres tú quien acaba con esto cada vez? ¿Por qué me dices te quiero si ambos sabemos que no lo sientes? ¿Por qué? Me quieres, o es dices. Lo pasamos bien, nos reimos, nos amamos durante un tiempo. Luego tú te cansas de mí. Me dejas, lloro, no como, no duermo. Y cuando pasan dos semanas, cuando mis mejillas vuelven a coger algo de color, cuando vuelvo a comer, cuando solo lloro de vez en cuando; tu vuelves. Diciendome que me hechas de menos, que te has dado cuenta de que no puedes estar sin mí, que lo sientes. Y la historia se repite; me quieres, o eso dices. Lo pasamos bien, nos reimos, nos amamos durante un tiempo. Y luego tu te cansas y todo vuelve a empezar. Hasta que me eches de menos, y yo vuelva a creerte cuando dices que me quieres. Porque te quiero demasiado como para admitir que quizás, sólo quizás; estés mintiendo. Yo ya no entiendo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario